Google+ Followers

18 de enero de 2010

ANTE LA TRAGEDIA DE PUERTO PRINCIPE

COMUNICADO DEL MOVIMIENTO MUNDIAL DE TRABAJADORES/AS CRISTIANOS/AS

El Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos (M.M.T.C.) y la tragedia de Puerto
Príncipe
Un desastre que nos desafía
Mientras en varios países del mundo hombres y mujeres fueron y siguen siendo afectados
por guerras, actos terroristas, accidentes graves y otras calamidades naturales, toda la
humanidad sufre desde este 13 de enero de 2010 un nuevo trastorno con la tragedia que
asola al pueblo haitiano: una tragedia que se ha cobrado miles de vidas humanas, dejado
sin hogar a miles de personas, y dañado seriamente muchas infraestructuras en la zona
afectada...
Debemos expresar rápidamente una solidaridad nacional e internacional para con las
muchas víctimas. Dada la magnitud de esta catástrofe, muchas personas en todas partes
del mundo se sienten especialmente afectadas por lo que está pasando.
Esta situación nos llama a actuar y como Movimiento Mundial de Trabajadores Cristianos
no podemos quedar indiferentes, pues cada una de estas tragedias plantea el reto de la
responsabilidad humana, del tipo de ayuda que se brindará, de los valores y prioridades
que imperarán durante la reconstrucción.
En señal de solidaridad con las víctimas de este terremoto y de las demás tragedias que
afectan al mundo, el MMTC quiere contribuir a la necesaria reflexión que debe acompañar
la acción sobre el terreno y con las personas más afectadas.
Reconstruir en base a valores sólidos y duraderos
Creemos fundamental que las modalidades y objetivos de la reconstrucción partan de las
necesidades y aspiraciones de la población afectada. Sería en nuestra opinión un error
grave el querer imponerles programas de reconstrucción basados exclusivamente en los
intereses de los países donantes. Proponemos la puesta en marcha de procesos que
fomenten la democracia participativa y den así la oportunidad al ciudadano de expresar su
opinión en las decisiones que le afectan de forma directa.
Es importante que las distintas etapas de la reconstrucción se enmarquen en una
perspectiva de justicia social, economía solidaria y desarrollo sostenible. Más que nunca
se trata de poner los recursos físicos, económicos y humanos al servicio del bienestar de
cada habitante del planeta. Todos debemos tener acceso a la salud, educación,
alimentación, agua potable, trabajo decente, garantizándonos una protección social
adaptada a nuestra situación de vida. En todo ello es indispensable cuidar también que se
respete el medio ambiente, tanto a corto como a largo plazo.
Los gobiernos deben invertir precisamente en estos valores y no en la compra de
armamentos. De este modo podremos alcanzar mejor los Objetivos del milenio.
Movilización de miembros del MMTC
Con relación a la tragedia de Puerto Príncipe, en esta fase de emergencia, movimientos
miembros del MMTC en los países del Norte se están movilizando, ya sea como
movimientos o a través de las ONG de solidaridad de las que son miembros (por ej.
CCFD, Solidaridad Mundial, Entraide et Fraternité, Cafod, Weltnotwerk, etc.). Asimismo,
los miembros del MMTC en los países afectados por este terremoto están teniendo una
implicación activa en las zonas afectadas, brindando su ayuda y valiosas competencias
sobre el terreno. El MMTC se alegra de ver las muchas acciones de solidaridad
emprendidas en numerosos lugares del mundo. Sin embargo, es primordial cuidar que
toda esta ayuda se utilice adecuadamente para evitar penalizar una vez más a una
población ya herida por esta catástrofe natural.
Es fundamental que cada Estado se comprometa a crear rápidamente sistemas de
prevención de estos desastres naturales de modo a garantizar mejor la seguridad de la
población.
Para financiar estos sistemas de prevención y las obras de desarrollo y reconstrucción, el
MMTC propone la adopción de un sistema internacional de imposición de las
transacciones financieras.
Por una perspectiva de desarrollo sostenible
Los habitantes de los países afectados aspiran a una rápida reanudación de la actividad
turística que genera ingresos importantes para la economía local. Ha llegado el momento
de pensar en el desarrollo de un turismo que respete a las personas que viven en las
zonas correspondientes, un turismo de rostro humano que favorezca los encuentros
interculturales, fuente de enriquecimiento humano, en el respeto de las respectivas
tradiciones y culturas.
Creemos que las multinacionales, que con frecuencia se enriquecieron explotando a los
habitantes de las regiones más desfavorecidas, deberían desempeñar en adelante un
papel positivo ofreciendo salarios dignos y condiciones de trabajo decentes para todos los
trabajadores y trabajadoras.
Para que Haití y otros países asolados por desastres de gran magnitud no se conviertan
en eternos dependientes del exterior y puedan llegar a dar respuesta por si mismos a las
necesidades de su población, exigimos la anulación de su deuda y llamamos al desarrollo
de un sistema de comercio equitativo entre todos los países del mundo.
Por último, el MMTC llama a la vigilancia internacional para que esta iniciativa solidaria
para con el pueblo de Haití no nos haga olvidar de la ayuda necesitada por otros países
afectados por distintas catástrofes, y para que Africa, que “se ve afectada cada semana
por tragedias equivalentes a un terremoto, provocadas por el hombre, y por tanto
evitables (cf. Tony Blair) ", no quede una vez más abandonada a su propia suerte.
Bruselas, 13 de enero de 2010
Crespin LAWSON y ALDA FORTES
COPRESIDENTES del MMTCIAL DE TRABAJADORES/AS CRISTIANOS/AS

No hay comentarios: