Google+ Followers

31 de mayo de 2012


LA IMPRESCINDIBLE REFORMA DEL SISTEMA FINANCIERO

30 MAYO 2012 | POR 
La imprescindible reforma del sistema financiero
Que tenemos un grave problema con el sistema financiero es evidente. Que no se han tomado las medidas necesarias para modificar esa situación también lo es. Necesitamos urgentemente que los poderes públicos ejerzan su responsabilidad hacia el bien común tomando medidas para reformar en profundidad el sistema financiero, protegiendo a la sociedad del enorme peligro que representa la codicia sin límites del dinero, y para orientar las finanzas al único objetivo que puede legitimar su funcionamiento. Como dice Benedicto XVI en «Caritas in veritate»: «Se requiere que las finanzas mismas, que han de renovar necesariamente sus estructuras y modos de funcionamiento tras su mala utilización, que ha dañado la economía real, vuelvan a ser un instrumento encaminado a producir mejor riqueza y desarrollo. Toda la economía y todas las finanzas, y no solo algunos de sus sectores, en cuanto instrumentos, deben ser utilizados de manera ética para crear las condiciones adecuadas para el desarrollo del hombre y de los pueblos» (CV,25).
Para ello hay que ir al fondo del problema y no limitarse a medidas muy tímidas que no resuelven nada y prolongan una situación insostenible para la sociedad, aunque muy conveniente para la codicia de aquellos mercaderes financieros que solo buscan el mayor lucro posible a costa de lo que sea. Esa raíz del problema ya la denunciaba Pablo VI en 1967: «Ha sido construido un sistema que considera el lucro como motor esencial del progreso económico, la competencia como ley suprema de la economía, la propiedad privada de los medios de producción como un derecho absoluto sin límites ni obligaciones sociales correspondientes. Este liberalismo sin freno… conduce a la dictadura» («Populorum progressio», 26). En las últimas décadas, esta raíz ha pervertido el funcionamiento de la economía y del sistema financiero en particular. Las políticas neoliberales que han practicado la mayoría de los gobiernos lo ha hecho posible: se han eliminado todas las trabas para que quienes pueden solo busquen un cosa, invertir el capital allí donde mayor es la rentabilidad. Y el sistema financiero se ha ido alejando así cada vez más de toda responsabilidad social, provocando lo que Benedicto XVI denuncia: «La ganancia es útil si, como medio, se orienta a un fin que le dé sentido, tanto en el modo de adquirirla como de utilizarla. El objetivo exclusivo del beneficio, cuando es obtenido mal y sin el bien común como fin último, corre el riesgo de destruir riqueza y crear pobreza» (CV, 21).
El sistema financiero es útil y bueno para la sociedad cuando su función consiste en hacer de intermediario entre quienes ahorran dinero y quienes lo demandan, en forma de crédito, para adquirir bienes o para actividades productivas útiles para la sociedad. Hacer bien esa función es el papel del sistema financiero, para lo cual debe ofrecer la mayor seguridad posible a ahorradores y demandantes de crédito. En esa finalidad tiene sentido la obtención de unos beneficios razonables. Esta finalidad, la única que da legitimidad al sistema financiero, se ha perdido por el afán desmedido de lucro, porque se obtiene mucha mayor rentabilidad dedicándose a todo tipo de operaciones especulativas, fraudulentas y mentirosas, porque todo vale con tal de ganar siempre más. El resultado está a la vista. Los responsables son los agentes financieros y las autoridades públicas, que no solo han dejado hacer sino que incluso han incentivado esas prácticas.
La reforma del sistema financiero que necesitamos es «una regulación del sector capaz de salvaguardar a los sujetos más débiles e impedir escandalosas especulaciones» (CV, 65), incentivando el papel de intermediación entre ahorro e inversión productiva o adquisición de bienes y penalizando todo lo que no vaya en esa dirección, especialmente las prácticas especulativas que tanto daño social producen. Esto necesita de medidas para promover comportamientos éticos de los agentes financieros y para penalizar los que dañan al bien común. Pero sobre todo, y esto es hoy fundamental, cambios profundos en las estructuras e instituciones financieras para orientar todo el funcionamiento del sistema financiero hacia lo que necesita la sociedad. Se precisa también una acción decidida para extender una mentalidad social muy distinta a la que hoy predomina; en particular lo que subraya Benedicto XVI: «los más débiles deben ser educados para defenderse de la usura» (CV, 65). Porque una de las causas que han contribuido a la perversión del sistema financiero ha sido la extensión en la sociedad de la nefasta creencia de que enriquecerse es bueno, que nos ha llevado a ver como normales práctica absolutamente usureras que necesitamos desterrar de la vida social.

26 de mayo de 2012

HOAC Orihuela-Alicante: APÓSTOLES PARA UNA NUEVA EVANGELIZACIÓN

APÓSTOLES PARA UNA NUEVA EVANGELIZACIÓN

Rafael Palmero Ramos, Obispo de Orihuela-Alicante
El domingo, 27 de mayo, cincuenta días después de Pascua, celebramos la fiesta de Pentecostés. Derrama el Resucitado entonces sobre su Iglesia el don del Espíritu Santo, señor y dador de vida que convierte a los discípulos, ya sin miedo, en apóstoles y los envía a proclamar por todo el mundo el evangelio del reino. No es casualidad que en esta última solemnidad de la pascua, cuando celebremos también el Día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica. Con el Espíritu Santo recibido en Pentecostés, los discípulos comienzan con la misión de anunciar a los hombres de todos los tiempos el Evangelio, la nueva ley entregada por Dios al pueblo de la nueva alianza: la del amor. Ley escrita no en tablas de piedra, sino en el corazón de cada ser humano.




"Como el Padre me ha enviado,
así os envío yo
" (Jn 20, 21).
El lema de este año para la celebración de la jornada es "Apóstoles para la nueva evangelización". En los trabajos de preparación para el próximo Sínodo de Obispos sobre la nueva Evangelización se lee: "la nueva evangelización es una actitud, un estilo audaz. Es la capacidad de parte del cristianismo de saber leer y descifrar los nuevos escenarios, que en estas últimas décadas han surgido dentro de la historia humana, para habitarlos y transformarlos en lugares de testimonio y de anuncio del Evangelio".

El Espíritu Santo recibido en el bautismo y en la confirmación nos capacita para la misión, sabiendo que es tarea particular de los cristianos laicos impregnar del Evangelio las realidades temporales del mundo laboral, económico, cultural, de la familia, de la vida pública y política, de la paz, siempre a través de la conversión de los corazones de las personas concretas. No basta la conversión del corazón, olvidando las realidades del mundo; tampoco basta por sí mismo la transformación de las estructuras que conforman la realidad social; hace falta transformar el mundo con la conversión de los corazones de los hombres y mujeres. Como dice el documento teológico de nuestro Congreso, los laicos, "han de hacer que la Iglesia esté presente en el mundo y llevar el clamor del mundo hasta el corazón de la Iglesia".
"A cada cual se le da la manifestación del Espíritu
para el bien común
" (1Cor 12, 12).
Pienso en todos los seglares, pero de modo especial en los miembros de movimientos y asociaciones. Y en los de Acción Católica, por supuesto. Y os recuerdo con palabras de Benedicto XVI: "Sois niños, adolescentes, jóvenes y adultos que se ponen a disposición del Señor en la Iglesia con un compromiso solemne, público, en comunión con los Pastores, para dar un buen testimonio en todos los ámbitos de la vida. Vuestra presencia es omnipresente en las parroquias, en las familias, en los barrios, en los ambientes sociales: Vuestras asociaciones son "gimnasios de santidad", en las que os entrenáis con dedicación plena en la causa del Reino de Dios, en un sistema de vida profundamente evangélica que os caracteriza como laicos creyentes en los lugares de la vida cotidiana. Esto exige oración intensa ya sea comunitaria o personal, la escucha continuada de la Palabra de Dios, y una asidua vida sacramental. Es necesario hacer del término "santidad" una palabra común, no excepcional, que no designe sólo a estados heroicos de vida cristiana, sino que indique en la realidad de todos los días, una respuesta decidida y una disponibilidad a la acción del Espíritu Santo".
Esta corresponsabilidad vuestra, la de los laicos comprende la edificación de la comunidad eclesial y su acción evangelizadora en la sociedad civil. Conscientes siempre de que dicha participación de los laicos en la vida de la comunidad eclesial y su acción evangelizadora en la sociedad civil no son responsabilidades paralelas y acciones separables ni contrapuestas. Empujamos todos en el mismo carro y trabajamos, juntos, en la única viña de Dios.
"El vuestro es un compromiso -continúa diciendo el Papa- que se cumple sobre todo, a partir de la vida cotidiana, de madres y padres que luchan en los desafíos de la educación de los hijos, de trabajadores y de estudiantes, de centros de cultura orientados al servicio del crecimiento de todos. Hoy la vida pública del país exige una respuesta ulterior y generosa por parte de los creyentes, para que pongan a disposición de todos, sus propias capacidades y fuerzas espirituales, intelectuales y morales. Santidad significa también para vosotros darse al servicio del bien común según los principios cristianos, ofreciendo, en la vida de la ciudad, presencias cualificadas, gratuitas, rigurosas en los comportamientos, fieles al magisterio eclesial y orientadas al bien de todos".
Sed, con la fuerza del Espíritu, apóstoles para la Nueva Evangelización.

25 de mayo de 2012

Encuentro del arzobispo de Granada con los parados del #encierrocuria

El Arzobispo de Granada con los encerrados en Huelga de Hambre

Fuente: GranadaImedia
    Desde el martes pasado un grupo de tres parados pertenecientes a la Asociación de Parados de Casería de Montijo y que habían iniciado una huelga de hambre indefinida a las puertas de la Catedral, se encerraron en la sede del Arzobispado de Granada, en demanda de una solución a problemas estructurales de los barrios del distrito Norte como el paro y la exclusión social.
    Entre sus reivindicaciones figuran que las administraciones se comprometan a insertar en el mercado laboral a las familias que hayan perdido los recursos sociales y no tengan ingresos, y que se les garantice las necesidades básicas en alimentación, sanidad y educación. “Nuestra conciencia nos dictamina que esto es lo que debe hacerse, es una queja hacia los políticos y sus egos, que han mirado para otro lado buscando sus propios intereses y arrastrando a otro parte de la población a convertirla en inútiles del sistema, pasando hambre y sin esperanza”, explican en un comunicado elaborado por el propio Cortés.
    En torno a las 11 de la noche el Arzobispo se entrevistó con los encerrados y mantuvo con ellos una distendida conversación. Se sentó en las escalones de la entrada junto a ellos y un pequeño grupo de personas que les acompañaba y se interesó por la situación personal de cada uno. La conversación derivó hacia el trabajo agrícola que la Asociación de Parados de Casería de Montijo viene desarrollando en unos huertos de la ribera del Beiro.  Desde las Navidades de 2011, colonizaron varias parcelas de la ribera del Beiro con cultivos que sirven para autoabastecer a las familias del barrio en dificultades económicas.
    Monseñor Martínez transmitió a los parados su admiración por su trabajo en los huertos e insistió durante la charla que mantuvieron hasta cerca de la 1 de la madrugada que estas iniciativas son parte del camino para salir de la situación económica de muchas familias. El arzobispo de Granada incluso se comprometió a visitar los huertos y hacer todo lo que esté en su mano para ayudar a los parados de Casería de Montijo a seguir adelante con el proyecto.

24 de mayo de 2012

Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar 2012

Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar 2012

24 mayo 2012 | Por
Día de la Acción Católica y del Apostolado Seglar 2012 El domingo 27 de mayo es el día de Pentecostés, fiesta de la venida del Espíritu Santo, es también en la Iglesia católica en España el día del Apostolado Seglar y de la Acción Católica. “Apóstoles para la nueva evangelización” es este año su lema en clara alusión al reto que el Papa Benedicto XVI ha marcado para la Iglesia de  hacer converger esfuerzos e iniciativas en pro de una nueva evangelización.
Más información en la web de la Conferencia Episcopal Española
Comparte y difunde esta información

17 de mayo de 2012

4 de mayo de 2012