Google+ Followers

19 de febrero de 2007

XXVII Jornadas de Apostolado Seglar.

El pasado fin de semana, 17 y 18 de febrero de 2007, el Delegado y la Subdelegada de Apostolado Seglar de nuestra Diócesis, hemos participado en las XXVII Jornadas de Apostolado Seglar celebradas en Madrid, en la localidad de los Negrales, acogidos por la Institución Teresiana fundada por el santo Pedro Poveda. El tema es amplio y el tiempo se hace corto para poder profundizar y debatir los retos que la Iglesia de España tiene en este ámbito, por eso todos estos encuentros, a los que asistimos con dificultades (faltaron representantes por dificultades de agenda que podemos suponer) nos son de gran ayuda. Es largo relatar lo que se hizo, pero aquí tenéis el comunicado final. Podéis encontrarlo en versión original aquí.


La Comisión Episcopal de Apostolado Seglar (CEAS), presidida por Mons. D. Julián Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela y presidente de la Comisión, acompañado de Mons. D. Antonio Algora y Mons. D. Atilano Rodríguez, Obispo de Ciudad Real y de Ciudad Rodrigo respectivamente, presidieron las XXVII Jornadas Generales de Apostolado Seglar. La Iglesia española estuvo representada por las Delegaciones de Apostolado Seglar de 40 diócesis y 30 Presidentes de Movimientos Apostólicos y Asociaciones de fieles cristianos laicos con un total de 90 participantes. D. Antonio Cartagena Ruíz, director del Secretariado de la CEAS, actuó de moderador.

Las jornadas que han tenido por lema “Vida de Fe y Esperanza Cristiana” plantearon como objetivo elaborar una tarea común para todas las diócesis partiendo del trabajo ya realizado en el Congreso Nacional de Apostolado Seglar celebrado en 2004 y las conclusiones de diversas actividades realizadas en 2005 y 2006, tanto por los Presidentes nacionales de Movimientos Apostólicos como de los Delegados Diocesanos.

D. Eloy Bueno de la Fuente, profesor de la Facultad de Teología del Norte de España (Burgos), presentó la ponencia “Situados en la Misión desde la Alegría de la Pascua”. Resaltamos algunos aspectos de la misma como: la urgencia misionera en la evangelización del mundo desde la esperanza cristiana, la importancia de la parroquia e iglesia local hoy, la alegría de la fe nacida de la Pascua, la necesidad de intensificar el compromiso de presencia pública desde una clara conciencia de ciudadanía y la convicción del valor público de lo religioso, tanto para nosotros como para la sociedad en la que vivimos.

El Rvdo. Jordi Vila, Delegado Diocesano de Tarragona y D. Enrique Belloso, Delegado Diocesano de Sevilla, presentaron unas comunicaciones y experiencias de apostolado seglar de sus diócesis. Dª Lourdes Azorín, Secretaria General de la Acción Católica Española presentó el Itinerario de Formación cristiana para Adultos que la Conferencia Episcopal Española propone para los laicos en su Plan Pastoral 2006-2010. Posteriormente por grupos se trabajaron temas sobre la formación del laicado, la corresponsabilidad en la participación y misión de la iglesia y la presencia en la vida pública con el fin de elaborar un esquema con tres o cuatro líneas generales de trabajo y acciones concretas para intentar desarrollarlas en cada una de las diócesis.

El domingo, tras la eucaristía presidida por Mons. D. Julián Barrio, se retomó el trabajo por grupos, finalizando la mañana con la plenaria en la que se aportaron propuestas y acciones, sobre todo en la línea de la formación, viendo la necesidad en cada diócesis de actualizar los planes de acción que ayuden al laico de hoy a integrar fe y vida. Por otra parte también se vio la dificultad que tienen los laicos para una formación sistemática debido al escaso tiempo que deja la actividad laboral. Igualmente importante es la presencia pública de los laicos y creerse la corresponsabilidad que como Iglesia tienen.

Como temas para tratar en jornadas posteriores mayoritariamente se propuso “Presencia pública de la Iglesia y corresponsabilidad”.

Mons Julián Barrio cerró las jornadas dando las gracias por el trabajo realizado y animando a todos los presentes diciendo que “en estos encuentros todos nos enriquecemos y crecemos en la medida en que vamos compartiendo lo que vivimos. Lo nuestro es revitalizar la Iglesia, estar atentos a los signos de los tiempos porque el mensaje que hemos de presentar no se acepta en un momento de tanto relativismo como es el que vivimos. El Apostolado seglar no es un problema, sino una cuestión para la Iglesia y para todos en ella".

4 comentarios:

antonio salgado nolasco dijo...

Creo que a don Julián Barrio no le prueba el clima de Santiago de Compostela; hematosis más perfecta en Avila o Zamora

dedo indicador dijo...

hematosis perfecta

hondón calle nuncio dijo...

A Dios rogando, y con el mazo dando........

Anónimo dijo...

Don Julián Barrio Barrio, importante elemento de la Iglesia Católica Española